Mola d'Ares

Es imposible adentrarse en la provincia de Castellón y llegar a la comarca del Alt Maestrat y no tener una sensación de paz y tranquilidad. ¿El motivo? La naturaleza. Toda la zona está rodeada por hermosos y verdes paisajes que transportan al visitante a un mundo de calma.
En nuestro recorrido por el territorio de Alt Maestrat Human Land, formado por Catí, Culla, Benassal y Ares del Maestrat, vamos a conocer los parajes naturales más importantes de la zona.

Nuestra primera parada es el Paraje Natural Municipal de El Rivet en Benassal. Junto al manantial de la Font d’En Segures se encuentra este hermoso bosque de robles y encinas centenarias que fue declarado microrreserva protegida en 2005 por su gran riqueza natural.

En este paraje podemos hacer prácticamente de todo. La gran variedad de fauna y flora de la zona la hace idónea para, por ejemplo, una escapada fotográfica. Además, cuenta con un itinerario didáctico y un centro de interpretación turística. Como dato curioso para los amantes de los animales, en El Rivet hay anfibios, aves, algunos de los murciélagos más raros a nivel regional y, de tanto en tanto, es posible encontrarse con algún jabalí o algún zorro.

Nos alejamos un poco de Benassal para, poco a poco, llegar a Culla. A medio camino entre una localidad y la otra nos encontramos con el Paraje Natural del Rio Montlleó, visita obligada tanto por su valor ecológico como patrimonial. Cuevas y manantiales naturales se entremezclan con las masías y los molinos. Además, en esta zona encontramos algunos de los enclaves más importantes de pinturas rupestres de la zona como el Racó de Nando en Benassal, así como Moles como la Peñalcava o el Cingle Verd de Culla.

Seguimos camino y, cada vez más cerca de Culla, llegamos al Paraje Natural Municipal del Rio Molinell. Esta zona, gracias a sus numerosos puntos de agua, fue el lugar de construcción de diversos molinos harineros siglos atrás. El más conocido de ellos, el Molí Toni o Molí de l’Orde construido en el siglo XIV y que perteneció a la Orden de Montesa, ha sido restaurado y convertido en Centro de Interpretación. Pero sin lugar a dudas, lo que hace famoso al paraje del Rio Molinell es la Carrasca de Culla.

La Carrasca de Culla está declarada árbol monumental de la Comunidad Valenciana. Esplendorosa y visible a distancia, cuenta la leyenda que durante las guerras carlistas una compañía del ejército aprovechaba su frondosidad para resguardarse durante la noche. Y es que la Carrasca mide unos 20 metros de altura, tiene 7 metros de circunferencia del tronco y una copa estimada de 35 metros de diámetro.

Nuestra siguiente parada por el medio natural de Alt Maestrat Human Land está en Ares. Aquí destacamos el Paraje Natural Municipal “La Mola d’Ares”. En ella podemos conocer, entre otros, el yacimiento arqueológico Coll Monter, la Nevera dels Regatxols y la Font dels Regatxols.

Por otro lado, no podemos perdernos el Barranc dels Horts. Este bosque de robles centenarios está considerado como uno de los parajes naturales más interesantes de la Comunidad Valenciana. Actualmente la titularidad del paraje es de la Fundación Caja Castellón por lo que para conocerlo hay que concertar una visita. Cabe decir que es frecuente la realización de excursiones programadas para conocer el entorno o para dar clases de fotografía.

Finalmente, pero no menos importante, conoceremos los hermosos paisajes de Catí. El entorno de la Avellà es idóneo para desconectar de la rutina y adentrarse en la naturaleza. En él, encontramos la ermita de la virgen que le da nombre y el Tossal de la Nevera. También encontramos la Casa de Baños de Catí, un lugar perfecto para relajarse y disfrutar de los diferentes tratamientos que se ofrecen con el agua del manantial de la Font de l’Avellà. Unas aguas que, según cuenta la leyenda, tienen propiedades curativas y milagrosas.