Portell, Cinctorres y Morella recurren al contencioso contra el parque eólico junto a plataformas vecinales

139
PUBLICITAT

Piden la suspensión cautelar del mayor proyecto similar de España

Los Ayuntamientos de Portell, Cinctorres y Morella y la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos, la Plataforma No a la MAT del Norte de Castellón, el Movimiento Ciudadano Teruel Existe y la Plataforma a favor de los Paisajes de Teruel, junto a particulares afectados, se han unido para la presentación de un recurso contencioso administrativo al Clúster Maestrazgo, contra el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico, en la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Así lo han confirmado esta mañana en rueda de prensa en Teruel representantes de la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos, el Movimiento Ciudadano Teruel Existe, la Plataforma No a la MAT del Norte de Castellón y la Plataforma a favor de los Paisajes de Teruel. Las entidades han señalado que es “el último recurso ante este megaproyecto que destrozará una de las zonas de mayor valor ambiental de Teruel” cuatro años después de las primeras noticias sobre un megaproyecto de producción de energía a partir del viento en las montañas del Maestrazgo.

La esperanza al interponer el contencioso, con unos costes elevados sufragados con las aportaciones ciudadanas, es conseguir que la justicia paralice lo que el procedimiento administrativo “no ha querido o sabido hacer”. Así, han solicitado también las medidas cautelares para la paralización previa, con el convencimiento de que “las leyes están para ser cumplidas y si las administraciones se las saltan, deberá ser el poder judicial quien dictamine su suspensión y vele por el cumplimiento de la ley”.

El proceso administrativo

Las entidades valoran que “tras un periodo de oscurantismo, con datos contradictorios sobre lo que se pretendía hacer y con reuniones secretas entre la empresa y algunas administraciones, además de varias reuniones sin contenido ni turno de preguntas, llegó el momento de conocer el proyecto”, que constaba de 42.000 folios aproximadamente y llevó un arduo trabajo de estudio y análisis “para formular las pertinentes alegaciones que nunca fueron contestadas por la empresa, ni por el Ministerio”.

Varios meses después se publicó la Declaración de Impacto Ambiental compatible  de este proyecto, que es el de mayor tamaño que se ha aprobado en España, “para sorpresa de casi todos ya que se encuentra en una de las zonas de mayor valor ambiental del país”, según han indicado hoy en rueda de prensa.

En ella se apuntaban modificaciones importantes introducidas por la empresa mediante la presentación de más de 20 documentos, que nunca fueron elevados a exposición pública, y que sólo pudieron ser vistos y analizados por los técnicos del órgano ambiental evaluador, el Ministerio.

A los pocos meses se publicó la Autorización Administrativa previa y se formularon los correspondientes recursos de alzada, “que tampoco fueron contestados ni tenidos en cuenta”.

En contra de la intervención

Para la presentación del contencioso se han unido diversos colectivos afectados por la construcción del Clúster Maestrazgo, como la Plataforma No a la MAT del Norte de Castellón, afectados por la línea eléctrica de evacuación del Clúster, que cruzaría las localidades de Portell, Cinctorres y Morella. Estos ayuntamientos también se han sumado a la presentación del contencioso por la fuerte afección que tiene en sus municipios

También participa la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos y el Movimiento Ciudadano Teruel Existe se suma a la presentación del contencioso como acto consecuente con los argumentos y posiciones que ha mantenido durante estos años sobre el citado proyecto, al que ya han presentado denuncia ante la Fiscalía por las irregularidades en la tramitación.

La Plataforma a favor de los Paisajes de Teruel es quien ha presentado el contencioso en nombre de todos y Javier Oquendo ha destacado los motivos en los que se basa: “ha sido mal tramitado, no ha tenido un procedimiento transparente, ha minimizado afecciones a fauna y flora muy impactantes para la zona, no ha tenido en cuenta los valores protegidos por la Red Natura 2000 y va a afectar a actividades tradicionales, como la agricultura y la ganadería, también a la actividad forestal y al turismo de naturaleza”.

A estos demandantes se han sumado varios particulares que sufren afecciones severas en sus tierras por la instalación de algún aerogenerador, de las subestaciones o de las torres de alta tensión y las líneas. Ellos renuncian a esas “pingües ganancias” que les ofrecen las empresas porque, en palabras de ellos mismos, “quieren dejar la tierra a sus hijos como se la dieron sus padres” y así conservar los valores heredados.