Andrea, Erick y Llaó salvan la escuela de Olocau del Rey

370
Alumnes i mestra de Carnestoltes Mare i fills Mestra i dos nous alumnes En el colegio de Olocau del Rey había hasta anteayer cuatro alumnos. Con Andrea y Erick ya son seis. El próximo curso la escuela se salvará gracias a las dos nuevas incorporaciones. Y pronto llegará Llaó, que entrará al colegio con varios de los nacidos el mismo año. Ayer Andrea y Erick ya desfilaron por la calles del pueblo en la fiesta de Carnaval, con el resto de sus compañeros. Los vecinos de Olocau, un pueblo con 130 habitantes, les han acogido con los brazos abiertos “porque han salvado la escuela, estamos muy contentos”, aseguraba la propietaria de la tienda. 
Los padres de los tres hermanos, Aitor y María, están muy contentos y agradecidos. Siguen buscando trabajo, pero tienen casa que, además, han estrenado. El Ayuntamiento ha acondicionado un piso municipal para que puedan vivir y, además, salvar el colegio.
Han pasado de vivir en Ortells, acogidos por Roberto Muñoz, el “ciclista solidario”,  a Olocau. “Aunque son pueblos pequeños hay diferencia, porque aquí los niños tienen compañeros en el colegio, además en clase estarán más tranquilos lo que para su aprendizaje será positivo”.
Hasta la fecha iban al colegio de Forcall. El cambio a Olocau “no es tan grande, porque al ser un colegio rural agrupado organizan actividades juntos y ya se conocen de las excursiones. Ahora, además, al ser sólo seis alumnos en clase, tendrán todavía más atención por parte de los profesores”.
El alcalde de Olocau del Rey, Vicente Royo, ha manifestado su satisfacción por haber tenido respuesta al llamamiento, casi desesperado, que realizó el pueblo para salvar la escuela. En el edificio donde han acondicionado la vivienda todavía hay dos pisos más por terminar. El Ayuntamiento de Olocau, aunque todavía no ha concretado nada, no descarta tomar nuevas iniciativas que ayuden a consolidar la población y a mantener vivo el colegio.
“El edificio del colegio tiene menos de 10 años, es prácticamente nuevo y sería muy triste que se tuviese que cerrar por falta de alumnos”.

Buscar trabajo

Ahora Aitor y María, una vez han encontrado una vivienda, centran todos sus esfuerzos en buscar trabajo en la zona. Aitor se presentará a las plazas de peón que ha convocado el Ayuntamiento de Morella  y tratarán de buscar en Olocau o los pueblos vecinos, tanto de Castellón como de Teruel. Ánimo no les falta para afrontar esta nueva vida en la comarca de Els Ports donde todo un pueblo les ha acogido.