-Diadia-

En el puente de octubre de 2015 el Motor Club Ferralla y el Motor Club Morella tenían previsto organizar en Vilafranca la segunda edición el trial de la localidad, puntuable para el campeonato de la Comunidad Valenciana.

Estaba prevista la llegada de más de sesenta pilotos y en torno a 500 personas a Vilafranca. Pero el trial no se celebró. La Conselleria de Medio Ambiente no otorgó los permisos y la prueba se tuvo que suspender.

Los organizadores y la propia federación de la Comunidad Valenciana manifestaron su malestar pero no había nada a hacer.

Las trabas que pone la Conselleria de Medio Ambiente en la Comunitat no son tales a cinco kilómetros en línea recta de Vilafranca. Como el trial no era posible en la Vila el año que viene, el 22 de mayo, se organizará en la localidad turolense de La Iglesuela del Cid.

Estos días los miembros del Motor Club ya están trabajando para diseñar las zonas donde se competirá.

Lo que en la Comunidad Valenciana son “trabas” en Aragón son “facilidades, cumpliendo todas las normas y preceptos que nos indican”, apuntan los organizadores.

Lo cierto es que no es la primera vez que por falta de permisos triales del campeonato autonómico se marchan fuera de las tierras de la Comunitat, a Cuenca o Teruel. En el caso de Vilafranca será una nueva situación de estas características.

La falta de permisos de Medio Ambiente también choca contra el interés de los municipios castellonenses, ya que los pueblos del interior son los primeros que apuestan por este tipo de eventos para propiciar la llegada de visitantes. Como ya sucede en Vilafranca, el Ayuntamiento de La Iglesuela se ha volcado con la organización del trial y ha ofrecido su colaboración para que la prueba sea posible.