Sanitat actualiza el protocolo de interrupción voluntaria del embarazo para optimizar la atención a las mujeres

207
PUBLICITAT

La Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública ha revisado y actualizado el protocolo de coordinación asistencial ante la solicitud de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE). El objetivo es continuar garantizando el acceso a esta prestación sanitaria financiada con fondos públicos en condiciones de equidad. Impulsar las IVE en centros de la red pública, garantizar la gratuidad de la sedación aunque se realice en un centro concertado y mejorar la atención global a la mujer en todo el proceso.

La Comunitat Valenciana cuenta con una red compuesta por 81 Centros de Salud Sexual y Reproductiva (CSSR) que canalizan las solicitudes, asesoran a las mujeres sobre el método de interrupción voluntaria del embarazo más adecuado en cada situación, orientan sobre anticonceptivos y realizan un seguimiento post-IVE. Desde estos Centros de Salud Sexual y Reproductiva las mujeres son derivadas a la sanidad pública de forma preferente para la realización del procedimiento. En caso de no poder realizarse, se remiten a las clínicas concertadas disponibles. Toda la atención inicial, asesoramiento, anticoncepción y seguimiento posterior se realiza en los CSSR.

En el año 2021 hubo 8.099 IVE en la Comunitat Valenciana, y la tasa en mujeres de 15 a 44 años fue de 8,7 por mil. En términos generales, más del 70 % del total de IVE en la Comunitat Valenciana se sufraga con fondos públicos; el resto de casos son mujeres que acuden directamente a la red privada.

El protocolo expone además que, si es necesario iniciar la anticoncepción, se haga preferentemente con un método de larga duración, bien un DIU o un implante según las circunstancias. En el documento se introduce la posibilidad de poner el DIU de forma inmediata en las clínicas concertadas, tras la intervención de la IVE quirúrgica, en los casos en que se cumplan los criterios. De este modo, se unifican los dos procedimientos en un mismo acto médico en beneficio del bienestar de la mujer. El protocolo establece que toda mujer que lo desee tendrá derecho a sedación independientemente de dónde se realice el procedimiento.

La actualización del protocolo detalla, además, los requisitos que deben cumplir los centros sanitarios de titularidad privada para poder realizar IVE con sedación y los procedimientos que su personal ha de seguir.