Viajeros de The Silent Route contrarestan la huella de carbono con 100 árboles

80
PUBLICITAT

Alrededor de 20 viajeros y viajeras que han conducido por The Silent Route han participado en una acción ecológica para compensar la huella de carbono y la generación de gases dañinos mediante la plantación de árboles en el entorno del collado frío de Ejulve, muy próximo a la escultura de Silencioso, en los márgenes de la A-1702. Esta iniciativa contribuye a combatir el cambio climático y a reforestar un área que quedó gravemente dañada en un incendio en 2008. Con una mayor masa forestal, tras la plantación de 100 árboles, se compensará el paso por el recorrido The Silent Route.

The Silent Route nació como un proyecto pionero para revitalizar las zonas desde un punto de vista turístico y cultural, con recorridos por carreteras zigzagueantes en medio de parajes naturales sin comparación. El incremento de tráfico en la zona ha comportado alternativas que tengan un prisma ecológico. En 2023 se puso en marcha la tienda virtual de la Silent Route y se incluyó un apartado para ofrecer a los visitantes la posibilidad de compensar su huella de carbono en su visita a la A-1702 mediante el ingreso de una pequeña aportación voluntaria (entre 1 y 5 euros). Con las aportaciones realizadas por los visitantes y amigos de la Silent, suplementada con la aportación de las comarcas Andorra-Sierra de Arcos y Maestrazgo, se ha llevado a cabo la primera de muchas plantaciones en el área de The Silent Route.

El objetivo de los organizadores es que cada año sean más los visitantes que compensen su huella de carbono y que junto con sus aportaciones y las de las comarcas se pueda realizar esta actividad cada primavera. Las plantaciones se irán alternado de comarca con la ilusión de que de aquí a unos años se hayan reforestado dos espacios aledaños a la Silent Route.