Paisaje, tradición y patrimonio protagonizan la residencia creativa de ARTECH en Tronchón

1391
PUBLICITAT

Del 18 al 24 de julio Tronchón ha acogido la residencia creativa ARTECH (Arts, Rediscovery, Traditions, Ecletic, Contemporary, Heritage) impulsada por el área de Patrimonio de la Comarca del Maestrazgo con la colaboración del Ayuntamientode Tronchón y financiada por Europa Creativa. El encuentro ha contado con 18 artistas nacionales e internacionales con propuestas innovadoras, diferentes y, sobre todo, encaminadas a poner en valor el territorio. El recorrido comenzó por la pieza de Pedro Lucia, que quiso recordar el incendio que afectó a Tronchón en 1994.

Teresa Abad, realizó una pieza de arte sostenible que combina futuro y tradición. Alba Lagares he llevado a cabo una recreación simbólica del milagro de la Virgen del Tremedal usando elementos naturales, como la lana, haciendo referencia al pastor manco que recuperó su mano.El patrimonio arbóreo del pueblo es representado a través de dos acciones por Darío Escriche. Kateryna Kuzmuk ha buscado destacar la vida cotidiana en las fábricas queseras de Tronchón, mostrando el lado más humano de sus trabajadores y convirtiéndolo en un relato de las gentes del pueblo. Ruben Planas se inspiró en los diseños de la cerámica y del queso de Tronchon para crear un tapiz plástico bajo el portal de Santa Barbara. Por su parte, Ioana Andrei y Petcut Larisa han buscado la simbiosis entre las gentes de Tronchón y el paisaje a partir del diseño textil.

Ensalzar el lavadero del pueblo como un espacio de sociabilidad colectiva y frecuentado especialmente por mujeres, realizando un bordado sobre tela con mensajes cotidianos de las mujeres tronchoneras ha sido el proyecto realizado por Dora Buñuel. En esta misma línea ha trabajado Valbona Fejza quien se ha inspirado en la topografía y el relieve tronchoneros para unir la naturaleza y lo humano, con el lavadero como metáfora de esta simbiosis por su fácil visualización y por los materiales naturales empleados (tela, lana o serrín)

Obra de Valbona Fejza

A partir de diferentes fotografías de las décadas de 1960 y 1970, realizadas por Antonio Navas, Sofía Royo ha querido recuperar los hitos más célebres de la historia reciente de Tronchón, con una función memorialista. Mientras que Daniel Vera ha integrado algunos edificios como elementos visuales de un paisaje más amplio. El mural mostrado, representa el verano y el invierno tronchonero y remarca su contraste cuando éstos acontecen en el pueblo.

Carolina Ferrer, Jesús Bellosta y Roberto Morote han sido los encargados de una ‘performance’ que buscaba integrar la identidad de la comarca a través de los elementos de una canción (ritmo y letra), como un contraste entre pasado y presente. Josep Sanmartín ha utilizado walkmans y cintas de casette junto con los testimonios de los habitantes de Tronchón para su pieza sonora que conecta pasado y presente y con la que busca ensalzar el valor de la memoria como algo frágil, delicado y que debe conservarse como seña de cultura, historia y patrimonio.

Finalmente, Sergio Peramato ha llevado a cabo una ‘performance’ visual en la Iglesuela de la Asunción de Tronchón con el objetivo de ensalzar el patrimonio del templo para que el espectador lo interiorice través de una conversación con su yo interior.
La residencia creativa ARTECH en Tronchón no habría sido posible sin la la artista multidisciplinar Rocío Garriga, encargada de la coordinación de la actividad. Profesora de la Universidad Politécnica de Valencia y anteriormente de BBAA de la Universidad de Zaragoza en el Campus de Teruel, Garriga orquesta los procesos de las intervenciones de los artistas y diseñadores que integran ARTECH para lograr un conjunto muy coherente de propuestas encaminadas a resaltar el valor y autenticidad de la cultura local. Así mismo, cabe reseñar que Tissure, de Teruel, se ha encargado del diseño y la difusión de ARTECH 2022.

Recordar que ARTECH es un programa europeo en el que participan la Comarca del Maestrazgo en España, Transylvania Trust en Rumanía, la Fundación Gjirokastra en Albania y Archikidz en Ucrania.