Maestrazgo, un paisaje de música

199
Llovedor de Castellote

Este festival de música tiene como objetivo señalar la riqueza patrimonial y natural de la comarca a través de la celebración de conciertos en espacios naturales

La Comarca del Maestrazgo pone en marcha este año un nuevo programa. Se trata del festival “Maestrazgo, un paisaje de música”, cuyo objetivo es poner de relieve la riqueza y variedad del patrimonio cultural y paisajístico del Maestrazgo y acercarlo a vecinos y visitantes de la mano de la cultura.

“La idea es promover la sostenibilidad de los paisajes del Maestrazgo mediante su conocimiento y su puesta en valor para actividades respetuosas con el medio ambiente. La comarca es un marco incomparable, con una gran diversidad geográfica y una enorme cantidad de recursos históricos, patrimoniales, gastronómicos o deportivos” señala Roberto Rabaza, presidente de la Comarca.

Para esta primera edición, ya que el festival tiene vocación de continuidad, se han elegido dos entornos emblemáticos del Maestrazgo, el Camino de los Pilones, entre Villarroya y Allepuz y el rincón del Llovedor, en Castellote.

“Queremos que el público que asista a los conciertos lo haga a pie desde los pueblos cercanos, recorriendo los caminos habilitados para ello, tratando de utilizar en lo mínimo el uso de vehículos y reducir así la huella de carbono. Una hora antes podremos disfrutar de una actividad de interpretación del paisaje en el lugar donde se realizará el concierto para que, de esa manera, se pueda valorar mucho más el espacio, conociendo sus características geológicas y geográficas, así como los hechos históricos y culturales que hayan tenido o tengan lugar allí” explica el área de Turismo y Cultura de la institución comarcal.

A continuación, los conciertos se desarrollarán sin sonorización, con la pretensión de que tengan un carácter íntimo, de conexión del público, la música y el espacio, permitiendo vivir una experiencia única en un entorno natural incomparable.

De esta manera, el 11 de septiembre a las 17 horas se disfrutará conociendo el entorno del Camino de los Pilones de la mano de Serafina Buj, de T-Guío, empresa de servicios turísticos e interpretación del patrimonio, que explicará las características de las parameras entre Villarroya y Allepuz, la importancia del camino en la historia, etc., y como colofón, a las 18 horas, se disfrutará del concierto “Las cuatro estaciones” de Vivaldi, interpretado por un Cuarteto de cuerda y clave de solistas de la Orquesta Lírica de Castellón.

Por otro lado, el 25 de septiembre a las 17 horas, se explicará el rincón del Llovedor de Castellote, donde Luis Mampel, Palentólogo de la Fundación Dinópolis y director Científico del Geoparque del Maestrazgo, hablará de este punto de interés geológico que tanto llama la atención, mientras que Rita Pereira, guía de turismo del Ayuntamiento de Castellote, explicará los pormenores históricos y culturales del mismo. A continuación, se disfrutará de una “Tarde de guitarra española” donde Auxías Parejo, guitarra solista, acompañado de un trío de oboe, violín y cello, interpretarán una selección de las obras más representativas y universales para la guitarra solista y acompañada.

Paisaje y patrimonio reconocido

El paisaje del Maestrazgo tiene una riqueza reconocida y es un distintivo de la comarca, no en vano gran parte de su territorio cuenta con declaración de Lugar de Interés Comunitario (LIC), y Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), los cuatro Monumentos Naturales declarados, además de otros muchos espacios reconocidos como Puntos de Interés Geológico, Paleontológico, etc. A ello se suman las declaraciones de Bienes de Interés Cultural, como el Camino de los Pilones o el paisaje de la Piedra seca de La Iglesuela del Cid, cuya técnica de construcción es Patrimonio de la Humanidad, los ocho conjuntos histórico artísticos y otras declaraciones de monumentos y genéricas (escudos, peirones, cruces, etc.)

Así, la comarca del Maestrazgo cuenta con un ingente patrimonio natural y cultural que con este proyecto se quiere poner en valor, incidiendo en el respeto y el cuidado que le debemos para legarlo a generaciones futuras, acercándonos a él, escuchándolo y valorándolo. Por ello, cualquier actuación que se haga debe ser de forma respetuosa y sostenible.