Los Reyes Magos llegan a Cantavieja iluminados por las antorchas

299
PUBLICITAT

Melchor, Gaspar y Baltasar hicieron una parada ayer en Cantavieja para repartir los regalos a los niños y niñas del pueblo. Melchor, Gaspar y Baltasar llegaron al pueblo con su carroza, y tras la luz de las antorchas pasearon por Avenida la Feria y el Raval, hasta llegar por la Calle Mayor a la Plaza. A la carroza le siguió gran cantidad de familias, jóvenes y mayores que no querían perderse el momento tan esperado. 

Ya en la plaza, ante los ojos nerviosos y expectantes de los vecinos, sus majestades se bajaron de la carroza para entrar en la Iglesia a conocer al niño Jesús. Finalizada la misa, siguieron su rumbo, para ir al salón del teleclub a repartir los regalos. Los tres Reyes Magos concedieron los regalos que traían desde oriente a cambio de una canción, chiste o al menos un beso de los niños.

Niñas y niños subieron al escenario, y también algún padre al que le pilló por sorpresa, para conocer de cerca a los Reyes Magos. Los nervios, pero sobre todo la ilusión, se adueñaron del escenario, y es que, como aseguraron muchos asistentes, emociona ver a los reyes tan de cerca. Con las manos llenas de regalos e impacientes por abrirlos, los niños de Cantavieja despidieron a los reyes y sus pajes, asegurándoles que este año también iban a ser buenos.