Las pasarelas de Aliaga y Montoro de Mezquita ya están conectadas tras ocho años de trabajo

812
PUBLICITAT

El paseo fluvial que une las localidades de Aliaga y Montoro de Mezquita, perteneciente a Villarluengo, ya es una realidad. 23 kilómetros de pasarelas sobre el río Guadalope se unen en un mismo sendero después de ocho años de trabajo. El proyecto llega a su fin gracias a la inversión de casi 400.000 euros provenientes del Fondo de Inversión de Teruel (FITE). Aunque el recorrido ya es accesible, se espera una inauguración oficial, que irá acompañada de actividades divulgativas.

Las pasarelas son un gran atractivo de la zona antes de estar terminadas, por lo que ahora ya conectadas, se espera que sea un revulsivo del turismo activo de ambas localidades. El sendero atraviesa los Órganos de Montoro, uno de los cuatro Monumentos Naturales del Maestrazgo. Pero también discurre por la presa de Aldehuela, La Hoz Mala, Molino de La Tosca, la Boca del Infierno, los Estrechos de Valloré y el Estrecho de las Tajadas. Además, en el camino se puede observar la rica biodiversidad de la zona, ya que no es extraño observar una cabra montés o un buitre leonado desde el sendero.

En 2014 ambos municipios comenzaron la construcción de las pasarelas, sin embargo, no se podía cruzar de una localidad a otra. Durante ese tiempo, se han realizado trabajos de desbroce, acondicionamiento de senderos, señalización e instalación de paneles informativos, equipamiento de peldaños y barandados. Todo ello para conseguir que el paseo sea lo más accesible posible.

El proyecto ha requerido cinco fases de trabajo, en la última para terminar de conectar las pasarelas el Gobierno de Aragón ha invertido 399.000 euros del FITE. Tras su puesta en marcha, el trabajo de mantenimiento correrá a cargo de una empresa gestora externa.


El recorrido ya forma parte de la red de Senderos Turísticos de Aragón a través de su conexión con el GR 8.1. La creación de las pasarelas busca atraer turismo activo, y ha sido un revulsivo económico para hosteleros, tiendas y diferentes servicios durante este tiempo. El peso que puede tener en la economía adquiere aún más importancia al tratarse de localidades pequeñas. En Montoro viven 3 personas, aunque hay 14 personas empadronadas en 2021. Al igual que Aliaga, con 333 habitantes. Por el contrario, algunos vecinos ya encuentran aspectos a mejorar como escalones sueltos o la necesidad de más barandillas. También vecinos de Villarluengo temen que al estar colocadas a poca distancia del cauce una riada se lleve las pasarelas como ocurrió en octubre de 2018.

Tras casi una década de trabajo, ahora el sendero fluvial conecta las comarcas de Cuencas Mineras y el Maestrazgo, por lo que también hace físico el vínculo histórico entre las dos regiones limítrofes.