La Iglesuela del Cid vuelve a celebrar el Cid de Mayo

228

Con motivo de la Pascua de Pentecostés, vecinos y vecinas de La Iglesuela del Cid celebraron ayer el Cid de Mayo, tras dos años de ausencia de las celebraciones por la pandemia. Tal y como marca la tradición, una familia de caridaderos organizaron los actos de la festividad. Los caridaderos son familias que prometen rendir honores a la Virgen en gratitud por los deseos que le piden.

Así, la familia preparó a la Virgen en la peana y la decoró con todos sus ornamentos. Más tarde, las mujeres la llevaron a hombros en romería hasta la Ermita del Cid, junto con los guiones y estandartes de la festividad y acompañadas por todo el vecindario. Una vez en el ermitorio se ofició una misa y se bendijo el ‘panico’, un pan redondo pequeño que la familia se encargó de dar a todas las personas asistentes, como metáfora de caridad con la gente sin recursos hace cientos de años. Algunos grupos de amigos y familias comieron en la Ermita, como colofón final al evento. El obispo de Teruel-Albarracín acompañó a los caridaderos en la procesión y estuvo presente en la misa de la Ermita.–