El arte rupestre del Maestrazgo, de los abrigos a la escuela

208
Pinturas rupestres en las clases del Maestrazgo
Pinturas rupestres en las clases del Maestrazgo
  • Los niños y niñas de la Comarca del Maestrazgo han aprendido in situ las técnicas de creación de las pinturas postpaleolíticas, su datación y significado

Las primeras semanas del curso escolar 2020/2021 el alumnado de infantil y primaria de los colegios de la Comarca del Maestrazgo, así como los jóvenes del IES Segundo de Chomón de Cantavieja, participaron en una experiencia en vivo sobre el arte rupestre levantino, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. De esta forma, las pinturas rupestres de La Vacada, El Torico de Ladruñán o El Pudial, El Cantalar de Villarluengo, el Arenal de Fonseca y los Grabados de Barranco Hondo han sido llevadas hasta los más pequeños para enseñarles in situ la importancia del patrimonio y su conservación, así como la historia y cultura del arte rupestre.

La ilusión fue el eje conductor de cada una de las jornadas experienciales. Y es que los niños y niñas no perdieron detalle y buscaron en todo momento realizar la actividad de la mejor forma posible. Ellos y ellas se convirtieron por unas horas en hombres y mujeres prehistóricos, elaborando pigmentos y creando sus motivos sobre la piedra. Y no solo durante la actividad, sino que, desde ese momento, sus juegos en los recreos escolares han cambiado y ahora se convierten por unos minutos en los antiguos pobladores del Maestrazgo. Además, según han resaltado los profesores y profesoras acompañantes durante la actividad, son muchos los niños y niñas que se han interesado en conocer los abrigos reales. Sin ir más lejos, el alumnado del colegio de Villarluengo ya ha realizado una excursión a El Cantalar.

Actividad experiencial

La Comarca del Maestrazgo ha sido la artífice de la actividad de pinturas rupestres en los centros educativos. Esta iniciativa se ha realizado con la intención de promocionar y difundir los bienes del territorio entre los miembros más jóvenes de la comunidad educativa. Para hacerla posible, se ha contado con una subvención del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte para proyectos de conservación, protección y difusión de bienes declarados patrimonio mundial de 2019. Cabe indicar que esta no es la primera vez que la Comarca del Maestrazgo recibe estas ayudas. Tal es así, que en pasadas ediciones se realizó, por ejemplo, una visita virtual en 180º al abrigo de La Vacada, que recientemente se ha actualizado y puede verse con gafas 3D en www.museuvirtualmaestrazgo.com.

Con todo, la actividad se ha coordinado entre el personal de la Comarca del Maestrazgo, Arqueología y Didáctica Start Up de la Universidad de Zaragoza formada por Héctor Conget y Andrés García-Arilla, y el profesorado de los centros educativos participantes.

Desde Arqueología y Didáctica se encargaron de dar forma a la actividad experiencial y de crear el abrigo rupestre del que posteriormente los alumnos y alumnas han recreado los motivos sobre piedras. Así, cada actividad comenzó con una pequeña introducción historiográfica sobre los abrigos rupestres de la Comarca del Maestrazgo, de que fecha datan o cómo fueron descubiertos. Con esto, los niños y niñas descubrieron que el arte rupestre levantino del Maestrazgo es de época epipaleolítica y neolítica, lo que significa que fue creado en el periodo postpaleolítico. También se buscó conseguir un pensamiento crítico y encontrar respuestas a los porqués de las pinturas rupestres y sus significados.

A continuación, era el momento de ponerse manos a la obra y recrear los motivos rupestres que, al acabar, los y las jóvenes se han podido llevar a casa para guardarlos como recuerdo de su experiencia prehistórica. Para ello era necesario elegir el color más parecido. Esto se hacía mirando que materias primas se pudieron usar para crear el pigmento original. La piedra como base – habiendo aprendido anteriormente que las pinturas del Maestrazgo están realizadas en su mayoría con óxido de hierro- y la leche de cabra, la grasa de cerdo o los huevos de codorniz como aglutinantes. Con el color escogido faltaba elegir los pinceles. En este caso, las opciones pasaban por plumas, vegetales o pelo de animal. En definitiva, todo estaba pensado para que el alumnado de los centros educativos de la Comarca del Maestrazgo viviese una experiencia rupestre lo más real posible.

Una experiencia completa que ha ayudado y ayudará a los y las jóvenes de la Comarca del Maestrazgo a comprender la importancia de la conservación y el gran valor patrimonial que tiene su entorno.