De vuelta al medievo en Alt Maestrat Human Land

200
Benassal

El territorio de Alt Maestrat Human Land, compuesto por Catí, Culla, Benassal y Ares, posee un marcado pasado. Así, nos adentramos en un recorrido por la época de los caballeros y las doncellas, las justas y los torneos. El medievo dejó a su paso por el Alt Maestrat decenas de lugares, edificios, secretos y misterios.

Benassal y Ares todavía conservan algunos edificios de esta época pero, sin duda, son Catí y Culla los que guardan más relación con la historia medieval y templaria.

En este recorrido vamos a dar un paseo por los esplendorosos años de los caballeros templarios, los reinos islámicos y la reconquista.

Nuestra primera parada es Benassal. Aquí encontramos diferentes puntos de interés que son visitables y guardan grandes misterios. El Castillo de La Mola, espectacular asentamiento que sirvió a su vez de refugio para musulmanes como para cristianos; el Forn de Dalt; la Iglesia de la Asunción de la cual se conserva el pórtico barroco de 1677 y la Torre de la Prisión entre otros. En la Torre de la Prisión se encuentra hoy en día una exposición permanente sobre los yacimientos islámicos del término municipal, en concreto sobre la Cassassa dels Moros. Además, a cada paso del camino descubres nuevos rincones medievales ya que se conserva el trazado ideado en el siglo XIII lo que nos permite adentrarnos en la historia de cada rincón.

Continuamos nuestro recorrido y llegamos a Ares de Maestrat. A los pies de la Muela de Ares pero a 1.195 metros de altura encontramos vestigios medievales de gran valor cultural y patrimonial. Son de especial mención los restos de la muralla del castillo, donde todavía se conservan lienzos de la antigua muralla árabe, y la antigua cárcel que está datada en el siglo XIII. Además, en este municipio encontramos una de las masías fortificadas más importantes de la provincia de Castellón, la masía “Torre Beltrans”. Se estima su construcción en torno al siglo XVI y tenía un carácter defensivo. Cabe señalar que actualmente es de propiedad privada y está declarada Bien de Interés Cultural.

Tras Ares, nos dirigimos hacia Catí. Sus calles tienen un marcado carácter medieval que nos transporta nada más llegar al municipio a tiempos pasados. Además, cabe señalar que la economía del municipio todavía hoy se sustenta sobre las raíces medievales, ya que fue en la época de los castillos y los caballeros en la que el municipio comenzó a comerciar con Italia.

No podemos hablar del pasado medieval catinense sin recordar a los Peraires. Un apellido muy común en la zona que hace referencia a aquellos que dedicaban su vida al comercio de la lana, desde esquilar las ovejas hasta preparar este preciado pelaje. Tan preciado que importantes comerciantes viajaban desde Florencia para adquirir la lana para elaborar sus tejidos. Un hecho tan importante que todavía hoy en día se recuerda con la feria A Catí Peraires en la que los vecinos se vuelcan en recrear su pasado medieval y los años dorados del municipio. Durante las recreaciones, los visitantes conocen más sobre la vida medieval del Alt Maestrat y pueden adquirir diferentes productos artesanales.

Finalmente, llegamos a uno de los puntos por excelencia del mundo medieval de la provincia de Castellón y, como no, del Alt Maestrat: Culla. Territorio templario por derecho propio su castillo evoca tiempos pasados. Las leyendas sobre sus calles, iglesias y rincones ofrecen al visitante un toque diferente durante su recorrido. Calles y casas con mensajes ocultos, una fuente que dicen fue en un su día parte del cementerio y que contenía un pasadizo secreto hasta el castillo o el Molí de l’Orde -hoy en día convertido en centro de interpretación- en el cual todavía pueden verse los escudos de la Orden de Montesa. Tampoco podemos olvidarnos de las masías fortificadas de esta zona, en especial de la Torre Matella que, situada entre Culla y Els Ibarsos, parece un pequeño castillo. Aunque parte de su estructura es medieval, Torre Matella se ha ido ampliando con los años y parte de la edificación es del siglo XIX.

Tal es así, que cada año Culla organiza diferentes recreaciones medievales en las que vecinos y visitantes disfrutan sumergiéndose en el mundo de los caballeros templarios y reviviendo las batallas por la toma del Castillo, muy preciado en aquella época por su situación estratégica en la península.

Alt Maestrat Human Land nos ofrece un recorrido medieval para el recuerdo y para repetir. Secretos, leyendas, misterios… son muchos los motivos para darnos una vuelta por las calles de Catí, Culla, Ares o Benassal y adentrarnos en los recuerdos de tiempos pasados.