Aliaga destaca la hospedería de La Iglesuela del Cid como un establecimiento turístico de referencia en el Maestrazgo

278
PUBLICITAT

El vicepresidente y consejero de Industria, Competitividad y Desarrollo Empresarial, Arturo Aliaga, ha asistido a la reapertura de la Hospedería de la Iglesuela del Cid, en el Palacio Matutano-Daudén de la localidad turolense y en la que el ejecutivo aragonés ha invertido un total de 571.351 euros en obras de mejora y adecuación de las instalaciones. El pasado mes de abril se rubricó la gestión de la hospedería a la empresa Kilimanjaro Trail S.L.

Durante esta jornada de puertas abiertas, Arturo Aliaga ha podido recorrer las renovadas instalaciones del edificio y ha destacado la importancia de apostar por el patrimonio cultural e histórico como elemento dinamizador del turismo en una comarca, como es la del Maestrazgo, “que llama la atención de los visitantes aragoneses y españoles”. El vicepresidente ha insistido también en la importancia de impulsar estos proyectos que ayudan a revitalizar el territorio y generan empleo y riqueza en el medio rural y ha recordado que “es un proyecto en el que el Gobierno de Aragón ha puesto siempre mucho empeño y tenemos la esperanza de que, con la nueva propiedad, recuperará su esplendor”.

La Hospedería, que abrió el pasado 3 de junio de este año, cerró en diciembre de 2018 y se han acometido obras de mejora a nivel general, spa, cocina, instalación eléctrica, ascensores, jardinería, etc. Actualmente, da empleo a 25 personas y, se prevé, que en un futuro pueda llegar hasta los 35 trabajadores.

En 2019, que fue año récord de turismo en Aragón, visitaron la comarca del Maestrazgo 60.000 personas, la mayoría de la Comunidad Valenciana, Barcelona, Madrid y Zaragoza. En 2021 fueron cerca de 40.000 personas las que pasaron por la comarca turolense. En lo que llevamos de año ya han visitado el Maestrazgo unas 20.000 personas.

La Hospedería

El Palacio Matutano-Daudén es un hotel de cuatro estrellas ubicado en el antiguo Palacio Daudén, edificado en el año 1773 por Sebastián Daudén, a partir de la rehabilitación de la casa familiar. En 1890 fue heredado por Manuel Matutano Daudén y en 1931 fue declarado Monumento Nacional. Se ha conservado su fachada e interiores para lograr un diseño que combina la tradición, el lujo y la excelencia, aunque también se ha realizado una importante labor de restauración para, de esta manera, crear un ambiente acogedor y confortable. Cuenta con 35 habitaciones dobles y con una gran suite, que ha mantenido el estilo de decoración tradicional que los últimos señores del Palacio utilizaron como residencial personal.

Destaca también su restaurante Torre de los Nublos, con una clara apuesta por la sostenibilidad ofrece cuidadas elaboraciones basadas en productos de proximidad y de temporada, que suministran pequeños productores locales. También dispone de zona spa & wellness, que incluye una sauna seca, baño turco, solárium, duchas de sensaciones y aromatizadas y una gran bañera de hidromasaje.

La Iglesuela del Cid

El casco antiguo de La Iglesuela del Cid fue declarado Bien de Interés Cultural en 1982 por conservar importantes edificios, civiles y religiosos, ejemplares de la arquitectura realizada en Aragón desde la Edad Media. Además, dispone de uno de los telares más antiguos de Aragón, que permanece en activo desde el año 1746. En su Centro de Interpretación del Textil y de la Indumentaria muestran la importancia de esta industria ligada a la ganadería.