Escolarització

-Carta publicada en Change.org-

-ENLACE PARA FIRMAR

Apreciado Conseller d,Educació,Investigació,Cultura i Esport de la Generalitat Valenciana:

Antes que nada pedirle disculpas por ponernos en contacto con usted de esta manera tan poco protocolaria, esperamos comprenda el atrevimiento al leer esta carta.

Nuestro hijo ,diagnosticado de autismo,cumple en octubre 21 años,según la orientadora y el centro de educación especial al que asiste ,apoyados en la actual legislación,no reúne los requisitos para seguir en el centro,es decir ya no tiene derecho a seguir formándose como sí otros que tienen mayores competencias.
En este punto es justo afirmar el buen trabajo que a nuestro juicio realizan los profesores/as así como el resto de profesionales de este colegio.En junio nuestro hijo se verá privado de recursos que para su progreso son esenciales, como profesor/a de educación especial,logopedia y la socialización derivada de compartir espacio,vivencias y relaciones con personas de su edad con las que a pesar de sus dificultades se entiende.

Tenemos que recalcar que ningún centro de los que nos proponen desde Servicios Sociales,centros ocupacionales o centros de día tienen estos recursos.

Todos los especialistas a los que hemos consultado, nos advierten que sin la estimulación que ahora tiene en el colegio, no solamente se frenará su progreso sino que existe una probabilidad muy alta que retroceda en sus competencias y también en su comportamiento.

No tenemos conocimientos para valorar la legislación educativa ni pretendemos enjuiciarla,somos únicamente padres,pero si que queremos hacer una reflexión,no creemos que exista ninguna legislación que prive de medicación para una enfermedad crónica al cumplir determinada edad.

Nuestro hijo tiene autismo y salvo milagro lo tendrá toda su vida,la única “medicación “que de momento se conoce y funciona ,aunque no todo lo eficazmente que a todos nos gustaría, es la estimulación diaria con profesionales adecuados y el mayor grado de inclusión social posible.

Permítanos que describamos brevemente su trayectoria educativa. A pesar de su diagnostico de TEA compartió colegio “especial “y colegio “normal”en días alternos,también fue el primero en estar escolarizado en aula CIL. El tener este tipo de educación le ha permitido poder mantener un comportamiento y una adaptación a los cambios muy buenos. Pese a sus dificultades tiene buena autonomía personal y al ser conocidas sus características por todo su entorno , puede con ayuda ,realizar actividades con personas de su edad y lo más importante sin rechazos,estas competencias que pueden parecer mínimas ,son muy superiores a las expectativas iniciales en su diagnóstico y contradicen algunos informes psicopedagógicos en los inicios de su escolarización.

Puede imaginar las dificultades y en algunos momentos enfrentamientos que tuvimos que asumir para que desde el convencimiento de que esta apuesta sería la mejor opción para el futuro de nuestro hijo, convencer a colegio,instituto y sobre todo a orientadoras y autoridades educativas de las distintas etapas,que queríamos el máximo de inclusión posible,aún y estando fuera de la corriente educativa imperante entre la mayoría de los profesionales de la educación y sus responsables .

Ahora parece que esta corriente ha cambiado el rumbo,a todos se nos llena la boca con la palabra INCLUSIÓN.

A la hora de la verdad tenemos las mismas dificultades e incomprensión por parte de no todos ,pero si de muchos profesionales de la educación,de ahí que los informes psicopedagógicos siguen orientados a justificar decisiones tomadas con anterioridad a su redacción ,en base sin duda a legislaciones ,a mantenimientos de ratios en los colegios,a presupuestos,en fin a muchas variables ajenas a las propias necesidades de los alumnos,ningún informe habla de los perjuicios que tendrán los alumnos si se les priva de los recursos educativos necesarios ni en que situación estarían sino los hubieran tenido hasta esa fecha.

Estamos completamente seguros que comparte con nosotros lo que estamos expresando porque así lo hemos escuchado y leído en numerosas ocasiones.

El de nuestro hijo no es ni mucho menos el único caso,nosotros seguimos teniendo muy claro y así lo corroboran los especialistas que nos asesoran, que recursos le siguen siendo necesarios y por lo tanto los que le estamos solicitando.

A nuestro juicio la legislación que regula la finalización de la escolarización en la Educación Especial en función de las capacidades de los alumnos,que es como decir en función de sus diagnósticos es claramente discriminatoria. En el autismo dos de las capacidades más afectadas son la comunicación y por lo tanto la socialización. Si los informes psicopedagógicos enumeran las deficiencias que no les permiten seguir en el colegio,la solución para ellos no puede ser en ningún caso quitarles los recursos que les ayudan a combatirlas,aceptar esta situación supone privar a nuestros hijos de su derecho a mejorar su futuro.Nuestros hijos son alumnos,niños,jovenes,personas, en ningún caso patologías.

Señor Conceller ,no estamos hablando de nuevos recursos,si no de seguir contando con los que ya tienen,dicho de otra manera,no necesariamente tienen que gastar más,sino que se utilicen para ellos también los recursos a los que tienen derecho.Si por algún motivo que no podemos entender,tienen que abandonar los colegios,seguro que se pueden encontrar fórmulas para que los recursos que tienen en los colegios se puedan tener en otros centros aunque sean dependientes de otra Conselleria

Comprendemos que sea difícil poder plantearle personalmente estas necesidades,pero estamos seguros que si lo discutiéramos podríamos encontrar soluciones para que nuestro hijo y otros muchos pudieran seguir avanzando pese a sus grandes dificultades.
Agradeceríamos mucho poder hablar personalmente con usted. Gracias anticipadas por su atención.Saludos

Juan A. Vicente Prades Ana M. Solsona Prades