Parte del folleto informativo sobre el Documento de Voluntades Anticipadas.

– Durante el 2016 se han formalizado un total de 780 documentos y en todos ellos se registraron los deseos del paciente sobre los cuidados a recibir

Un total de 7.541 aragoneses tienen activo en estos momentos el documento de voluntades anticipadas, un texto en el que se detallan instrucciones acerca de las decisiones tomadas de forma reflexiva, libre y responsable, sobre los tratamientos médicos y cuidados de salud que quiere recibir cuando se encuentre en una situación en la que las circunstancias le impidan comunicarse personalmente con los demás.

En este documento de voluntades anticipadas se puede designar a un representante quien va a ser la persona que asuma la responsabilidad de asegurar que los deseos expresados son respetados en todo momento.

El documento se incluye en el Registro de Voluntades Anticipadas, creado en el 2003 y gestionado por la Dirección General de Derechos y Garantías de los Usuarios, con el objetivo de que se garantice el conocimiento del mismo por los centros asistenciales.
Solo durante el 2016, un total de 780 personas han realizado este documento. En el 100% de los casos, el documento refleja la voluntad del titular respecto a los cuidados o tratamientos a recibir, en el 66% de los casos expresa su deseo de ser incinerado y el 50% manifiesta su voluntad de donar órganos.

Balance 2016 Aragón donación órganos

La planificación anticipada de estas decisiones permite ejercer el derecho a decidir, expresando las preferencias en los cuidados y en el tratamiento a recibir y, de esta manera, poder aliviar el impacto emocional de las personas que van a ayudar en el proceso de decisión con el equipo sanitario, cuando este momento llegue.

Cabe recordar que en el año 2014 la Dirección General de Derechos y Garantías realizó un estudio sobre el modo en que la ciudadanía aragonesa afronta la cuestión del proceso de morir y, entre los resultados obtenidos, cabe resaltar que solamente el 30% de las personas entrevistadas, conocían el derecho a expresar en un documento sus voluntades anticipadas en relación a los cuidados que querían recibir en un futuro.

Este hecho ha conllevado que Derechos y Garantías esté redoblando los esfuerzos por dar a conocer la existencia de este documento, tanto en los profesionales sanitarios como en la ciudadanía aragonesa. Así, además de la difusión por canales informativos propios y la participación en diferentes foros de pacientes, en la Dirección General se da información personalizada y ayuda para cumplimentar el registro diariamente, previa solicitud de cita.