Purín como fertilizante

– Desde el inicio de la legislatura, a través del proyecto Agroclima, el Gobierno de Aragón está desarrollando acciones encaminadas a minimizar las emisiones de gases asociadas a la gestión de los purines

El Gobierno de Aragón pretende sustituir los fertilizantes minerales por purín, bajo la idea de que todo purín que no se aplica para el abono de los cultivos contribuye a generar emisiones y contaminación difusa. En este sentido, este miércoles 7 de marzo, se publica en el Boletín Oficial de Aragón (BOA), la Orden DRS/2018, de 12 de febrero, de 2018, por la que se reconoce la “excepción” en el cumplimiento de las normas de la condicionalidad en relación a la aplicación de purines y estiércoles sólidos que deben cumplir los beneficiarios que reciban pagos directos, determinadas primas anuales de desarrollo rural o pagos en virtud de determinados programas de apoyo al sector vitivinícola, para las campañas 2018/2019 y 2019/2020.

Esta “excepción” no cuestiona la necesidad de afrontar la reducción de la emisión de amoniaco, así como de gases de efecto invernadero procedentes del purín, cuya gestión sostenible y uso como sustitutivo de la fertilización mineral es objeto de regulación mediante el decreto que se encuentra ultimando el Gobierno de Aragón. “Todo lo contrario. La excepción obedece a la necesidad de no dificultar dicho uso, que se considera clave, facilitando la adaptación progresiva tanto para los agricultores como para los proveedores de equipos apropiados, que en ningún caso pueden dar la respuesta inmediata a la exigida por la aplicación de un Real Decreto que no contempla ningún periodo de adaptación tal y como reiteradamente solicitó el Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad al MAPAMA”, explican fuentes del Departamento.

En cualquier caso, el Departamento tiene previsto llevar a cabo acciones encaminadas a minimizar las emisiones de gases asociadas a la gestión de los purines en el marco del proyecto Agroclima. Promovido desde el mismo inicio de la legislatura, esta iniciativa persigue la mitigación y la adaptación al cambio climático en la agricultura y la ganadería a través de la implicación de todos los agentes que intervienen este sector agroalimentario.

La Orden establece un periodo de excepción hasta el 30 de junio de 2020 en la prohibición de aplicación de purines mediante sistemas de plato o abanico, ni cañones, así como la obligación de enterrado de los estiércoles sólidos en el menor plazo posible.

En relación a la aplicación de purines, la excepción se establece para todas las superficies de la Comunidad Autónoma de Aragón con derecho a percibir pagos de las ayudas de pago básico, pago verde, Agroambiente y clima, Agricultura ecológica, Red natura 2000, Zonas con limitaciones específicas y forestación, así como en las ayudas de apoyo al sector vitivinícola. Dicha No excepción será de aplicación en aquellas situaciones en las que la incorporación de la materia orgánica al suelo derive de un compromiso voluntario establecido como criterio de valoración en solicitudes de ayudas a explotaciones agrarias convocadas con posterioridad a la publicación de esta orden.

Respecto a la aplicación de estiércoles sólidos, la excepción se establece para los tipos de cultivo mediante siembra directa o mínimo laboreo, los pastos y cultivos permanentes, y cuando la aportación del estiércol sólido se realice en cobertera con el cultivo ya instalado. Igualmente se establece la excepción cuando el no enterrado del estiércol se corresponda con las prácticas tradicionales.