Firma acuerdo

– Hasta el momento las colaboraciones se llevaban a cabo de manera puntual

Teruel acogió ayer lunes la firma del protocolo de colaboración entre las Diputaciones Provinciales de Castellón y Teruel para mejorar la prevención y extinción de incendios en zonas limítrofes. Los presidentes de ambas instituciones, Javier Moliner y Ramón Millán, rubricaron este acuerdo que tiene como objetivo mejorar la eficiencia y tiempo de respuesta ante los incendios gracias a la coordinación de los servicios de bomberos. La colaboración, que hasta la fecha se producía de manera puntual, se concreta ahora técnicamente estructurando medios, número de efectivos y parques implicados por municipio y provincia.

Así distintos parques de bomberos de Castellón podrían apoyar a los turolenses ante emergencias, si fuera necesario, en 32 localidades de la província:

– Rubielos, Alcotas, Fuen del Cepo, San Agustín, Manzanera, Albentosa, Venta del Aire, El Paúl, Olba, Los Giles y Los Pertegaces (apoyo del Parque de Segorbe)

– Cantavieja, La Iglesuela y Mosqueruela (apoyo del Parque de Benassal)

– Peñarroya, Monroyo, Torre de Arcas, Fuentespalda, La Cerollera, Aguaviva, La Cuba, Luco de Bordón, Bordón, Mirambel, Castellote, Cantavieja y Tronchón (apoyo del Parque de Morella)

– Mosqueruela, Puertomingalvo, Castelvispal, Linares, Rubielos y Nogueruelas (con apoyo del Parque de Lucena).

Por su parte, los efectivos de la Diputación de Teruel respaldarían “a petición de parte” a municipios de la provincia de Castellón a través de los 3 parques turolenses ubicados en Teruel capital, Calamocha y Alcañiz, realizando “acciones contra el fuego, rescate en carretera y otras emergencias siempre que se requiera”.

Por otra parte, en la reunión también se ha tratado la colaboración entre Castellón y Teruel en materia de carreteras, ya que comparten más de 175 kilómetros de límite común.