Reunión de los alcaldes con el delegado del gobierno aragonés

-Nota conjunta de los ayuntamientos de Mosqueruela y Vilafranca-

Los alcaldes de Vilafranca (Castellón) y Mosqueruela (Teruel) han entregado al delegado del Gobierno de Aragón en Teruel, Antonio Arrufat, más de 3.000 firmas que exigen la mejora definitiva de la carretera Mosqueruela-Vilafranca. Se trata de un vial de 23 kilómetros que discurre en 17 por territorio turolense y 6 en terreno castellonense.

Junto a las firmas se ha hecho entrega, por registro de entrada, de las dos mociones que han aprobado ambos municipios exigiendo la mejora integral de la carretera, sobre todo en el tramo aragonés, que es el que presenta un peor estado.

En la reunión ambos alcaldes también han realizado una invitación formal al consejero aragonés de Obras Públicas para que visite la carretera y “compruebe de primera mano el lamentable estado en el que se encuentra”.

El delegado del gobierno de Aragón se ha comprometido a incluir en el presupuesto de 2017 la partida necesaria para finalizar la mejora de un tramo de 8 kilómetros cuya ejecución no se acabó. Este tramo se debería haber acabado este año. El delegado territorial ha justificado la inacción del gobierno aragonés en la Ley de Estabilidad Presupuestaria. Los alcaldes de Vilafranca y Mosqueruela han manifestado que creerán la palabra del gobierno aragonés cuando se ejecuten las obras. El delegado también se ha comprometido a mejorar el otro tramo de la parte turolense en 2018.

-Tramo castellonense

En la parte castellonense ambos alcaldes han explicado que la conselleria de Infraestructuras ha ejecutado la mejora de 1,5 kilómetros ampliando la anchura de la vía y también asfaltando este tramo. Los alcaldes han incidido en que esta mejora llega tras 20 años sin ninguna actuación. No obstante han apuntado que seguirá insistiendo ante la Generalitat Valenciana para que se mejore el asfaltado y la anchura de todo el tramo que discurre por el término de Vilafranca.